"Nunca es tarde para escribir un poema" (T.L.)

Esas fueron sus palabras y desde entonces las he puesto en práctica cada vez que he necesitado respirar algo que no fuese simple aire, siempre que el alma se me ha escapado en cada aliento.
.
.

.
.


viernes, 18 de julio de 2008

Sonidos

Te oigo,
no estás pero te oigo,
no añoro más que tu voz.
Me falta esa única caricia
lenta y vibrante,
ese roce suave en el oído,
por debajo de la piel.
Pero te oigo,
quizá porque aún llevo puesto
tu sonido
que me viste, me tatúa,
que rellena cada poro
y en la distancia, te oigo.

2 Comentarios:

Mónica Vila dijo...

BIEEEEEN!!!!

Se te echaba de menos...

Anónimo dijo...

al igual que hay aromas que nos acompañan...
tambien hay sonidos que no se van nunca... y que están tan claros en nuestra cabeza, retumban en nuestros oídos como el primer día...
voces queridassss
uf, hoy es un día duro para mí
un beso

embruxo