"Nunca es tarde para escribir un poema" (T.L.)

Esas fueron sus palabras y desde entonces las he puesto en práctica cada vez que he necesitado respirar algo que no fuese simple aire, siempre que el alma se me ha escapado en cada aliento.
.
.

.
.


sábado, 24 de enero de 2009

Poema ciego

Los tatuajes duelen
como todo lo que se pretende eterno.

Prefiero no llenar todo tu espacio
y ocupar el minuto que dura un poema.
Prefiero no haber aprendido a ser sinfonía
y bailar a tu lado el vals del deseo.
Prefiero no ser tu abrigo de invierno
y que me necesites cuando sopla el viento.
Prefiero que el ruido no sea compañía
y que me recerdes cuando reine el silencio.
Prefiero dibujarte mi nombre a diario,
para que nunca llegue a ajarlo el tiempo.

"Antes de tres lunas volveré por ti,
antes que me eches de menos".
(Mikel Erentxun-
A un minuto de ti)

6 Comentarios:

Bambú dijo...

...o es el deseo el que duele.
Su eternidad fugaz, su silencio sonoro, presencia escondida...


Es fructífero vivirte en el filo.

Gracias.

Anónimo dijo...

Bambú...bambú...
¿Quién es Bambú?
Un abrazo en todo caso

Kit

Anónimo dijo...

Y siempre acompañado/a de Berna Wang y aprendiendo a vivir en los filos...
Kit

Bambú dijo...

El revés de un contrario inexistente.

Pinceladas de una copia sin original.

Los matices del propio deseo.

Apenas el nombre de la voz que me pronuncia.



Otro alma buscándose.

Anónimo dijo...

Es decir: misterio, secreto...un personaje arcano.
En todo caso, bienvenido/a seas.
Kit

Bambú dijo...

No nos "conocemos".

Y... (Aunque no sea el caso "en todo caso")...

Ante la inquietud de lo escondido nada mejor que la atracción de lo buscado.

Y el placer de lo encontrado.
Bien hallada