"Nunca es tarde para escribir un poema" (T.L.)

Esas fueron sus palabras y desde entonces las he puesto en práctica cada vez que he necesitado respirar algo que no fuese simple aire, siempre que el alma se me ha escapado en cada aliento.
.
.

.
.


domingo, 1 de febrero de 2009

Tras el día...

La noche
y el azul que produce
su eco tan frío, distante.
Guardando en un puño
la belleza de la luna
en la ventana
y el ritmo vibrante
del latir del pecho
que se eleva sereno.
Solitaria reina del mundo
voluptuosa y lenta
en su trono:
La noche
y el presagio del sueño
enredado en tu pelo.

2 Comentarios:

Bmb dijo...

Y embrujas filtrando bellezas
con tu tamiz de soledades.


s.b

Garabito dijo...

Sobre el ritmo diré que tengo arritmia; sobre el latir del pecho, que taquicardia;Sobre el frío, que llegue la primavera ya.Así veo la luna desde mi ventana, bella, claro, pero: piensa, en mi estado, la solitaria reina del mundo, también negra, es la de la guadaña, que a veces se me enreda en el pelo. ¡Qué presagio!

Un besísimo, Paloma.