"Nunca es tarde para escribir un poema" (T.L.)

Esas fueron sus palabras y desde entonces las he puesto en práctica cada vez que he necesitado respirar algo que no fuese simple aire, siempre que el alma se me ha escapado en cada aliento.
.
.

.
.


sábado, 7 de agosto de 2010

La siesta

Agosto, es verano.
Huele a sal en las piedras,
la sombra hierve en una caldera
de asfalto y gris de tejados
mientras voces de niños y rumor de oleaje
se entrelazan con el aroma a siesta,
a vainilla y a sandía cotidiana.
El cielo es hoy de gaviotas y zafiro,
roto apenas por el viento
que desplaza hacia el sur las inquietudes
de las almas transformadas
en aves migratorias de temporada.
Agosto, es verano.
Sed de mar y añoranza de paraguas.
ritmo de bolero y de deseo
en los cuerpos esculpidos en la arena
y desnudos de pudor,
vistiendo la piel con la esperanza
de la noche en compañía,
del juego entre sabanas que acogen
y exorcizan el fantasma de la aurora en soledad.

Yo en este viejo pueblo paseando
solo, como un fantasma.
Antonio Machado-Noche de verano

1 Comentario:

javier dijo...

es olor a higuera y sobra filatelica de buganvilla
es ese sopor irreal que nos lleva a
sueños que de tan bellos no queremos despertar
siesta y verano dos amantes eternos