"Nunca es tarde para escribir un poema" (T.L.)

Esas fueron sus palabras y desde entonces las he puesto en práctica cada vez que he necesitado respirar algo que no fuese simple aire, siempre que el alma se me ha escapado en cada aliento.
.
.

.
.


jueves, 3 de septiembre de 2015

Amnesia

Olvidé tu voz
como olvidé el sabor de tu recuerdo.
Me cansé de buscar
la belleza en las horas de los viernes,
de esperar el regreso de la noche,
de marzo y de su luna.
Me abandoné poco a poco
al rumor del latido sosegado
que traspasa cada vena
con un pensamiento furtivo, impreciso,
breve y casi extraño.
Tengo otra arruga más y algunas canas
y no me importa
porque he vuelto a recurrir a la poesía,
a evitar que el dolor oculte la belleza,
y que el desánimo se proclame rey.
Una vez soñé tu boca
y nombrarte era hablarle a mi alma,
distinguir entre tú y yo era inventar una distancia
y "nosotros" pasó de ser adverbio a sustantivo.
Pero olvidé tu voz
como se desvaneció tu imagen
cuando existir se volvió decepción
después de ser sueño y sed
y hambre y exceso y alarde.

lunes, 24 de febrero de 2014

Límite


**
Qué terminable
fue aquella historia
interminable.
**
.


martes, 16 de abril de 2013

La Hora Bruja


Y parafraseando a Umbral: ¡He venido aquí a hablar de mi libro!
Pues eso, que yo también.
Os anuncié no hace mucho que en pocos días estaría a la venta mi poemario "La Hora Bruja"
Ya ha llegado ese día. O casi. Aún no lo he visto, aún no lo he tocado. Y no lo haré hasta dentro de una semana aproximadamente, aún no existe físicamente pero, pero, pero, pero...ya está en el catálogo de Amazon y en el de ArtGerust y ya mismo estará también en Fnac, el Corte Inglés, Agapea y, claro está, en  las tiendas tradicionales.
Estoy contenta, la verdad, mucho. Se parece -remotamente claro- a la sensación de haber tenido un hijo (ya sólo me falta lo del árbol) y dada esa relación, os hablaré de la portada.
En su momento, hace mes y pico, me pasé un montón de horas trabajando una imagen para la portada, era una fotografía que hice a un poblado íbero a la hora del crepúsculo, casi, casi a punto de entrar en la hora bruja. La preparé hasta que me gustó pero entonces, en el último momento,  me di cuenta de que le faltaba algo. Una parte muy importante de mí: mi princesa.
He dicho más de una vez que le debo la vida en todos los sentidos (también el literal, sí) y no quería lanzarme a esta aventura sin ella. Sabéis -lo he comentado alguna vez- que su pasión es la ilustración, la pintura, el dibujo... pero no me daba tiempo a pedirle    una ilustración para la portada. Además habría sido algo forzado, poco natural. Entonces me acordé del mejor regalo que me ha hecho nunca, un retrato mío que dibujó a sus trece años, y lo tuve claro: había decidido ya en qué tonalidad quería la portada y contraportada, así que sólo tuve que hacer unos pocos cambios en el dibujo, virar la tonalidad y...ahí la tenéis.
La hora Bruja, ilustración de portada de Judith  y poemas de...bueno, ahora ya sabéis todos cómo se llama Kit :)

Poemas sobre papel


Tal como  anuncié hace unos días en Facebook, os voy a contar una cosa en ya no tan rigurosa primicia.
Si todo va como debe, hacia el día 23 -Dia del libro- estará en la calle mi primer poemario que llevará por título -cómo no- “La Hora Bruja”
Es una recopilación de varios de mis poemas, aproximadamente ochenta, de los cuales conocéis ya la mayoría por este blog, pero que no he querido que queden ahí para siempre, tras un cristal. Me ha parecido que es un buen momento para que abandonen la pantalla y se vistan de papel.
Después de darle mil vueltas, he utilizado para la portada, el retrato que me hizo mi princesa cuando tenía 13 años.  Quiero que ella esté conmigo en esto como en todo.
Estoy contenta, muy contenta y quiero compartirlo con vosotros.
Cuando tenga fecha exacta, la sabréis. Espero que realmente sea para el día 23 y que pueda hacer la presentación del libro en el mejor día del año, pero si no es así, no importa. Seguiré igual de feliz.
Gracias a todos por estar ahí. Sois parte de lo que escribo.
(Anunciado el dos de abril)


jueves, 14 de marzo de 2013

S/t.

Tuerce el tiempo
los barrotes de los días,
los alarga a su antojo
o no, quién sabe.
Es posible que resistan
indemnes las tormentas
e invasiones
convertidos en poemas
o en tulipanes.
Con cada dolor de cabeza
se estrena un verso,
azul casi siempre
como las lágrimas
y los peces.

Olvido

Lo difícil no es pasar página,
apenas un gesto simple;
lo que cuesta es olvidar su contenido.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Excusas

No sé,
es posible que deba llamarte,
quizá debería decirte que llueve,
que es de noche y hace frío,
que la luna es azul y enorme
y me mira. 
Acaso debiera contarte
que apenas dan luz las farolas,
que no pasan coches por la calle,
y sólo se oye el agua en los tejados
gota a gota.
Ciertamente
es probable que sean excusas
para explicarte por qué sigo despierta
y que no me importa la luna, ni la lluvia,
ni los coches, ni el frío, ni las calles
pero me cuesta   dormir sabiendo
cuanto te echo de menos. 

Incluso en estos tiempos
veloces como un Cadillac sin frenos,
todos los días tienen un minuto
en que cierro los ojos y disfruto
echándote de menos.
Joaquín Sabina

    

Reencuentro

Te recordaba  mientras la distancia
se abría ante mis pies como un abismo
dejando atrás colores,  espigas y trigales.
Inmóvil tras el húmedo cristal
desde el que atisbaba el paso de los días
perdida la voz, refugiándome en la tinta,
te recordaba.
Con esa sensación de destemplanza
que dan las noches de invierno
en que despiertas helado y sin cobijo.
Con esa añoranza vaga y cálida
con que se recuerda un edredón en primavera:
con cariño  pero sin urgencia,
te recordaba.
Y te encuentro en esta esquina de la vida,
confuencia de dulzuras y tropiezos
que sorteo a grandes rasgos con más voluntad que acierto.
Fascinada ante el color de este  noviembre
que vincula  en un instante la honestidad y el afecto
con la lectura interior de tu poema,
te reencuentro.

Más o menos extraña
la vida fue pasando tibiamente
por tu cuerpo y el mío.
Luis Gª Montero.





En unas palabras...

Olvidé tu voz
como olvidé el sabor de tu recuerdo.

Necrológica

Aquí yace
la viva imagen
de la vida.

martes, 1 de febrero de 2011

Little Girl Blue

Mil cartas y casi cien poemas
me han hecho falta para aprender
que el final no llega con la última letra
que trazo.
El fin va implícito en el título;
En la primera página,
en el primer verso,
en el impulso que me llevó
a decirte en un poema,
en la mirada que provocó el encuentro,
en el primer deseo y en el primer aliento,
en el silencio que precedió al momento
nació el fin.

Y Janis siguie cantando: Little Girl Blue

Y hoy...

Inútilmente busco ahora motivos,
rupturas tal vez con el propio alma;
deseos de transformar la nada en todo,
el todo en más
y luego...
nada.


Decía Janis Joplin "Maybe"

Ayer...

Llevaba en los bolsillos
pañuelos con flores estampadas,
adornaban mis paredes
alacenas repletas de palabras
y un tumulto de ciudad viva
respiraba en mi piel cada mañana.

Recorría a cada paso
los colores del vestido de la tierra,
aspiraba de tus labios
el salitre desprendido de mi pelo
y el rumor del vuelo de gaviotas
durmiendo entre los párpados.

domingo, 16 de enero de 2011

Despuntar del día

Eran otros tiempos, tú
volabas a mi piel cada mañana;
oportuno y preciso, marcabas el paso
de la amanecida.
Eran otros tiempos, tú
guiabas cometas con mi nombre;
con cada mirada oficiabas el rito
del regreso a la vida.

.............Fueron otros tiempos...
.............Desde que no estás,
.............mis días no saben
.............a qué hora empezar.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Canto de jueves

Cuantas veces el alma dispone
coronas de flores sobre los afectos,
esquelas de plata,
venenosos heraldos del miedo al calendario.
Y no tiene sentido.
Se encharcan las miradas y la voz
en un hilo de seda
efímero y frágil, inútil tal vez.
Hace un frío feroz, de lunes,
en los huesos
y emergen, líquidos, los propósitos
huérfanos del abrazo de la fe,
enraizándose a ciegas en los ejes
de la simple posibilidad.
No, no tiene sentido
cuando los días tienen el color del desconsuelo
y en las manos escuece el vacío
y el cansancio del sueño sin sueños,
y no queda nadie
que espere en la puerta del tiempo.

martes, 31 de agosto de 2010

Confusión

Al amparo de la noche me acuno
rodando hacia el vacío de los sueños,
cautiva de la nada ante el espejo,
ebria de distancia y lucidez,
desnuda de esperanzas bajo el frío,
aturdida por la urgencia de la sed.

No sabe perder quien no ha tenido
tu mano, como yo, y treinta miradas.

Muro

No existe muro más alto
que el que uno mismo edifica
en el hueco oscuro y frío
entre el alma y la razón.

lunes, 30 de agosto de 2010

Gris




De pronto estalló el silencio
gris, de tormenta.

Nunca unos ojos llovieron tanto.

viernes, 13 de agosto de 2010

Sin rumbo

Yo sólo quise volar,
emprender mi viaje de tu mano,
conocerte como se conoce un país:
traspasando sus fronteras,
recorriéndolo sin prisas y sin guía,
deslizando los dedos por los mapas
para elegir itinerario
y volar.
Únicamente volar.


“Sólo son tuyas -de verdad- la memoria y la muerte”
Juan Luis Panero

sábado, 7 de agosto de 2010

La siesta

Agosto, es verano.
Huele a sal en las piedras,
la sombra hierve en una caldera
de asfalto y gris de tejados
mientras voces de niños y rumor de oleaje
se entrelazan con el aroma a siesta,
a vainilla y a sandía cotidiana.
El cielo es hoy de gaviotas y zafiro,
roto apenas por el viento
que desplaza hacia el sur las inquietudes
de las almas transformadas
en aves migratorias de temporada.
Agosto, es verano.
Sed de mar y añoranza de paraguas.
ritmo de bolero y de deseo
en los cuerpos esculpidos en la arena
y desnudos de pudor,
vistiendo la piel con la esperanza
de la noche en compañía,
del juego entre sabanas que acogen
y exorcizan el fantasma de la aurora en soledad.

Yo en este viejo pueblo paseando
solo, como un fantasma.
Antonio Machado-Noche de verano

miércoles, 4 de agosto de 2010

Ave Fénix

Mírate,
Inventa en tu sueño un espejo,
haz de tu imagen un solo referente,
la brújula que guíe tus pasos inmediatos.
Satura de poemas tu cuaderno de bitácora
y recórrete.
No busques más palabras que tu voz,
no quieras acelerar el tiempo, estimularlo ,
precipitando el curso eterno de los días.
Dibuja en trazo azul un calendario de festivos
y vívelo.
Renace de las llamas del desierto,
olvida el vértigo engendrado por tu vuelo.
Deja el lastre de los nombre de tu tiempo
oculto entre las nubes del deseo
y llévame.


"Y henos aquí, más abajo y más arriba que nunca"
(Ave Fénix - Paul Éluard)

viernes, 30 de julio de 2010

Sin título

Se acuna el sonido del río
bajo los arcos del puente,
un cielo azul de fracaso
marca el fin de la mirada.

La hipnótica banda sonora
del llanto de los insectos
adormece los sentidos
y sosiega las nostalgias.

Flotando entre la calima
se despiertan las quimeras
que anidarán en los sueños
e incubarán desencanto.


.....................Desgarrando las venas de la noche,
.....................goteando como el agua que llora en la clepsidra,
.....................feroces, impasibles,
.....................caen las horas.

sábado, 24 de julio de 2010

La insistencia

Obcecadamente insisto
en la mirada que dices,
en la piel que ahora es tacto,
sabor, aroma y nombre de calle furtiva,
en el recuerdo que reposa
trenzado a mi pelo
convertido en perpetuo sortilegio,
en la luz que medita en los paisajes
acunados por tu aliento.

Obstinadamente insisto
en vivir en las esferas,
en no presentar batalla
a la lucha desatada entre tu espada y mi pared,
en conservar la resonancia
que se esconde entre las piedras
abrasadas de palabras,
en la callada puerta que finge
que no sabe que me esperas.

Qué difícil es rescatar la voz de un recuerdo.
(A. Calamaro, "Lo que nunca se olvida")

miércoles, 23 de junio de 2010

Nocturno IV

Descansa, ven... no digas nada,
no permitas que el latido de las calles
nos distraiga de este alarde dulce
de eternidad que nos acuna.

Aquí, tan lejos del absurdo,
tan valientes ante las justificaciones,
suspendidos en la nada inevitable
de sabernos lentamente.

No cedas a la impaciencia,
somos ley frente al vértigo y la duda.

De azules...

Vistes de azul la mañana,
y ofrecen tus manos abiertas
aleteos de palomas
de ese azul que suaviza los bordes
de los arrecifes,
del azul que seduce a las nubes
con un solo aliento.

Vistes de azul el tiempo
y brota entre tus manantiales
la flor que sabe a regreso
de ese azul infinito que ampara
la palabra exacta,
del azul que pintó una mirada
de plata en la piel.

domingo, 20 de junio de 2010

Nocturno III

Busco bajo el mar tu parpadeo,
la mirada líquida de hombre sin aristas,
profundamente oculta entre el sonido
en blanco y negro, tu voz rota.
Me asusta esa ciudad
que es feroz sin tu presencia
vigilante.
Con calles como garras afiladas,
un paisaje que me engulle entre la gente,
sólo a mí. ..... ... ...... .... Sólo yo
rodeada de seres sin rostro ni nombre,
anónimos habitantes del fracaso
anulados por la misma decadencia
aislada, fría, del silencio.

Que passaran els anys,
i vindrà l'adéu, com així ha de ser,
i em pregunto si trobaré el gest correcte,
i sabré acostumar-me a la teva absència.
(Amor particular - Lluís Llach)

viernes, 23 de abril de 2010

Nocturno II

El gesto azul de la luna
aloja un débil rencor
contra la desmayada ausencia
y proclama
el estigma del silencio
en la noche de la piel.

Te conozco en la oscura razón
que sucede a la noche.
Álvaro Valverde

lunes, 5 de abril de 2010

A través del tiempo

Esperabas
y esperaba contigo cada esquina
y el recodo gris de las iglesias,
esperaban los paisajes amarillos
de los parques
y las luces de neón sobre las puertas
de los bares.
Esperabas
y te hacían compañía los amantes
apoyados en las puertas de las casas,
te acompañaban los lienzos que pintabas
por las tardes
y las fuentes y los adoquines fríos
de las calles.
Esperabas
como espera el que sabe lo que espera,
como espera el que sabe lo que llega...
Esperabas.

Y también esas grietas que el otoño
forma al interceder con los domingos
en algunas ciudades
(Ángel González)

Normativa

Debería estar prohibido
no sentir un abrazo
cada día de los días.
O podría, a lo mejor,
ser enfermedad diagnosticable
cuya cura se prescriba con receta:
"...se va usted a aplicar
un abrazo cada doce horas"
O quizá debiera ser
norma de obligado cumplimiento
como pagar los impuestos
o ejercer de padrino
o ganarse el pan a diario
con fecha fija
y de modo inexcusable.

Nocturno

Tras la ventana cruje la noche
con danzas de ropa tendida
al aire ruin
de la ciudad con tráfico.
No hay más poesía
que la respiración o el llanto
o el susurro de la madre
que conjura el halo oscuro
y el rechinar de las puertas.
Evoco las rutas
inventadas con los dedos
cuando sigo a la lluvia
en transparente procesión
por los cristales.

...y por debajo de las puertas,
entra la noche
(Caballero Bonald)

jueves, 18 de febrero de 2010

Escenas de la memoria

Yo sé
que nos falta tiempo
para amarnos
y que el alma busca recodos
en los sueños,
parajes de la memoria
donde hospedarse y vivir.

Sé también
que nos turban los días,
que no siempre se vive
de nostalgias,
perdidas en el desasosiego
en el que se esconden
esos primeros días.

Y sé
que hay que dejar morir
algunas inquietudes,
reposar las esperanzas
y anular la alarma
para salvar a la voluntad
del cataclismo.

Pero hay un punto, amor,
un sucesivo
retazo de pequeñas cosas
que eleva los instantes
y los convierte en anhelos,
en posibles consecuencias
de nosotros.
"Las consecuencias son inevitables"
Enrique Bunbury en "Las consecuencias"

lunes, 15 de febrero de 2010

Tras la helada

Esta noche, amor,
se han cubierto de cristales
los charcos de los paseos.
Se han vestido con las alas
de las hadas de los cuentos
de cuando yo era princesa.

Esta noche, amor,
se ha congelado el camino
que me llevaba al recuerdo.
Se ha transformado en espejo
que me rompe en mil pedazos
cuando piso su reflejo.

Esta noche, amor,
me puede el frío.
Esta noche, amor,
me vence el miedo.

viernes, 5 de febrero de 2010

Lady Blue

Usando como pretexto audaz
tu mirada de papel fotográfico
y el latido de tu voz con cobertura,
me abandono a la aventura de evocar
los febreros, el verde de carnaval,
los tejados de las casas y esas manos
que sujetan mis caderas, codiciosas.

Callejeo entre palabras de poetas,
abiertas como puertas en verano,
laberintos de piel entre tus dedos
con vocación de viajeros obstinados,
egoístas, dictadores, apremiantes,
y claudico ante la fuerza que desatas
en tu sueño libre en el que todo abarcas.

Todo es insignificante
nada es tan preocupante
y el espacio es un lugar
tan vacío sin ti.
(Lady Blue - Enrique Bunbury)

jueves, 7 de enero de 2010

Ave Fénix

Cuando le hablo a la nada
y el silencio es un tornado
de vacíos cotidianos.
Cuando habito el horizonte
de las danzas decadentes
de belicosa belleza.
Cuando surge en el momento
de la deserción, la fuerza
para construir destinos.
No puedo ser fuego y pavesa
y pretender no quemarme
cuando remonte mi vuelo.

viernes, 1 de enero de 2010

Calidez

La tarde vive en febrero
robándonos a los faros
que hieren la noche,
mintiéndole al viento
que huye entre bufandas y portales.

Ante el fuego que es refugio
se diluyen las esperas
y va naciendo la calma
apoyándose en el hombro
del tamiz con que se filtran los deseos.

Se hace de noche en febrero.
Fuera, en la calle,
dicen que hiela.

"La tarde pidiendo amor"
(Nicolás Guillén)

martes, 17 de noviembre de 2009

Tinta roja

Un año,
trescientos sesenta y cinco días
o unas cuantas lunas
o una vida.
O el camino del regreso a lo que nunca fue
o el deseo
de habitar en cada letra,
de ser la tinta roja
y la negra
y los lunes o los jueves
marcados en los calendarios.

Tu emoción
de ladrillo, feliz
sobre mi callejón...
(Tinta roja-Andrés Calamaro)

martes, 10 de noviembre de 2009

En tu vuelo

Al atardecer te veo,
se ensortijan las sombras
en el vuelo,
en el tenue murmullo
de las voces de la calle.
He visto la puerta,
conozco así mi destino,
la certeza
que diluye la grisura
de la espera.


Cuando Salinas le habla a una mujer, le está hablando a todo lo que ella le da a ver, a todo lo que nace a partir de ella por el solo hecho de ceder o negarse a su pasión.
Cátulo y Dylan, Thomas y Cesare Pavese y Paul Éluard lo supieron mejor que los dómines de turno.
Alguna noche de vino y de hierbas fumables, con The Soft Machine o John Coltrane afelpando el aire de reconciliación y contacto, lean en voz alta los poemas de Salinas, dibujen en un oído cegado por la tinta de imprenta ese árbol de poesía que Rilke sintió en el canto de Orfeo.
Julio Cortázar
París, 1970
Prólogo a una Antología de Salinas

viernes, 23 de octubre de 2009

Nómbrame


Nómbrame,
dame un nombre que me evoque,
que me lleve a tu memoria
y a tus manos.
Dame un nombre sólo mío,
un nombre que no posean
las flores ni los insectos,
que no lo tengan los mares
ni los planetas.
Dame un nombre
que viva en tu egoísmo
y se alimente
del hambre de tu hambre.
Nómbrame,
dame el nombre de las cosas
que amas,
el nombre del ansia y de la luz,
el que susurra tu piel
cuando me piensas.
Nómbrame,
con la voz y la saliva,
al ritmo que me dibujan tus dedos,
con el nombre imaginario de la noche,
dame el nombre que ya tengo
y tú no pronuncias aún.


No sé tu nombre, sólo sé la mirada con que me lo dices.
Mario Benedetti

martes, 13 de octubre de 2009

Hoy es aquí.

Aquí, donde no duelen las luces
ni brilla el silencio,
donde dos es múltiplo de siempre
y no hace falta
comprobar la operación.

Aquí, sobre este sofá que es trinchera,
entre poemas de Salinas
y canciones de Sabina
y esta piel muerta de sed.

Aquí, donde llegaste furtivo
para dar tregua al olvido
en la guerra de vivir
contra el país del ayer.

Aquí, donde se esconde el miedo
asustado de asustarse,
donde las palabras duermen
mientras los cuerpos deciden
entablar conversación.

Aquí, donde cualquier momento
es motivo del siguiente
y la cama confidente
del secreto del deseo
que entre los dedos te grito.

Aquí, habitando en este espacio
que se espacia día a día
para dar cabida a todos
los enigmas y certezas
que ocupaban los rincones.

sábado, 5 de septiembre de 2009

Madrugadas

Otro día más para olvidar,
son como cuentas de madera
de un rosario imposible, feroz,
e inexcusable.
Perdóname el silencio,
hoy necesito hablarle a las estrellas
y que tú me pintes de un color más claro,
me asusta el velo oscuro de la noche
cuando se desgarra el cielo entre la luz
y el rugido del trueno,
cuando la lluvia ya no es murmullo
sino protesta, dolor y lágrima.
Nunca fui valiente, lo sé, le temo a las tormentas.
Tampoco soy fuerte ni sabia
y a veces me dan miedo las mañanas
y no me atrevo a enfrentarme con el sol.
Pero está la calma
que me envuelve en el azul hipnótico
de la mirada que vive en mi piel,
me da cobijo,
sin grises, distancias ni lunas.
Cuando una palabra es todo
y todo es mucho más que dos sílabas
escasas para tanto contenido.
Cuando se vuela en el sueño furtivo
y una canción es abrigo
que protege, inevitable,
del frío de las madrugadas.

"No sabía que la primavera duraba un segundo,
yo quería escribir la canción más hermosa del mundo."
(Joaquín Sabina)

miércoles, 5 de agosto de 2009

Amanece miércoles

Lunes, martes, nombres…
Días que nacen de noche,
que deambulan por la vida,
que nos visten y desnudan,
días, inevitables días.
Y este miércoles que tiene
recuerdos de dios viajero,
que se mueve entre la nube
y el calor.
Este miércoles de aroma,
de recuerdo, de deseos.
Este miércoles que avanza
despacio, entre las rocas,
firme y constante
como el viento que busca
el faro
y no se detiene ante el vacío
del abismo.
Esta luz que le acompaña
mientras abre
sus manos entumecidas
al mundo,
mientras acoge en su tiempo
las velas de los marinos,
y el placer de los amantes.
Este miércoles que evoca
añoranzas de futuro,
de espacios compartidos
en un azul de vereda
con olor de frío dulce
por la ruta del invierno.


Y esperando ese invierno dulce...

viernes, 31 de julio de 2009

Inmensamente luz

Sustraído al idilio del mensaje,
atraído el sigilo de su huella
por la vocación de decir,
incauta la ocasión de la mirada
que extrae lo arcano de la luz.

Y al fin, envuelta en la sorpresa,
cautiva del hechizo de la sed,
cediendo a la deriva del instante,
devuelve a los ojos codiciosos
su imagen perdurable en el añil.

Cuando ella cruza por mi lado siento
como un golpe de remos
y un murmullo de agua.
(Luis G. Montero - Canción amarga)

jueves, 23 de julio de 2009

Gènesi

Tinc un enfilall de mots blaus
guarnint l'espai que amaga un poema,
la veu que suara ens serva d'envilir
el temps que degota entre dits de pedra.
Anguniosament hi aboco l'ànima
esbalaïda pel pes de la ofrena:
lleuger es configura l'instant del desig,
tristement feixug el dol de la pèrdua.

Tengo una sarta de palabras azules
adornando el espacio que oculta un poema,
la voz que ahora evita que envilezcamos
el tiempo que gotea entre nuestros dedos de piedra.
Llena de angustia vuelco en él mi alma,
asombrándome del peso de la ofrenda:
liviano aparece el instante del deseo,
trístemente pesado el duelo de la pérdida.

sábado, 18 de julio de 2009

All Blues


El azul viste su piel,
impecable tacto,
consistencia de algodón
ardiente, tenaz, frágil.

Obcecada la noche
en su reinado,
ignorante de la esencia
que evapora.

Incitante en la caricia
que me esculpe,
emergiendo de la nada
entre las ramas.

Diecisiete

Qué absurdo es el sonido
de este viernes de conflictos y llamadas,
de este día de palabras y silencios
que viven sin nombrarte.

Qué pobre en su existencia, qué vacío,
tan solo en su certeza de ilusiones,
qué alarde de poder innecesario,
qué triste es la victoria de las horas.

( De Wikipedia)
El 17 de julio es el centésimo nonagésimo octavo día del año
en el Calendario Gregoriano y el número 199 en los años bisiestos.
Quedan 167 fías para finalizar el año.

sábado, 27 de junio de 2009

I si tot arriba...

No és més trist l'amor
ni es desfà la lluna
quan una nit s'omple de silencis.
No recull el mar el seu mirall
ni es fà més freda l'albada
quan els llums amaguen les distàncies.
Jo conec el temps que s'ens escapa
conec el defugir, el lleuger degoteig
de la deu que s'enfila pedra a pedra.
I sé també que hi han dies amagats al calendari
arrupits com feres, lliscants,
fugint de les espurnes i esperant
atrapar el teu cos i el meu, nus i confiats
per a convertir-los en destí inevitable.

Y si todo llega...
No es más triste el amor
ni se disuelve la luna
cuando una noche se convierte en silencios.
No recoge el mar sus espejos
ni es más gélido el amanecer
cuando la luz oculta las distancias.
Conozco el tiempo que se nos escapa,
conozco la huida, el lento goteo
del manantial que trepa piedra a piedra.
Sé también que hay días
que se esconden en los calendarios
agazapados como fieras, resbaladizos,
huyendo de las ascuas y esperando
atrapar tu cuerpo y el mío, desnudos y entregados
para convertirlos en destino inevitable.

lunes, 15 de junio de 2009

El momento

No hay una historia,
no hay un tiempo fijo en este tiempo
que tiene nombre.
En este tiempo que tiene matiz y forma,
profundidad de océano
y olor a cercanía
tatuada sobre la piel de los teoremas.

¿Qué haremos ahora que vivimos
la caída hacia arriba, en pleno vuelo,
la locura del reloj de la memoria,
el abandono del miedo en los desvanes
y el equipaje de la edad en las esquinas?

Y sé que esta es la hora
que empuja a dormir en los poemas,
fragil descanso.
La hora de escribir certezas que son nosotros,
inevitable mezcla de alientos
con tacto de sábana recién lavada
y la promesa del mar en cada poro.


Ya sé que no es eterna la poesía,
pero sabe cambiar junto a nosotros.
(Luís García Montero-Garcilaso 1991)

sábado, 16 de mayo de 2009

Mai més no serà ahir

Mai més no serà ahir
i aprendrem a protegir les veus
amb la veu,
els plors amb les mans
plenes de nosaltres.

Que no defalleixin les flors
ni davant les tenebres,
mida exacta de les pors
i les enyorances.

Que les llavors que oferim
trobin la deu desitjada,
fecunda certesa del avui
que tot just comença.

Nunca más volverá a ser ayer
y aprenderemos a proteger las voces
con la voz,
el llanto con las manos
llenas de nosotros.
Que no desfallezcan las flores
ni ante las tinieblas,
dimensión exacta de los miedos
y nostalgias.
Que las simientes que ofrecemos
encuentren el manantial esperado,
fecunda certeza del presente
que empieza justo ahora.

jueves, 14 de mayo de 2009

Llamada

Candente sonido, voz.
Abrigo y refugio
ante la solidez del hielo.

Roce en el silencio
que suaviza las aristas
y derriba el muro frío
del equívoco distante.

Luz en el yerro de la luz,
sustento del placer
y la fiel certidumbre.

Acógeme, eco, al extremo
del ovillo de Ariadna,
y troca en manantial fluido

la dureza de la escarcha.

El teléfono busca ventanas encendidas
en las calles desiertas.
Merece la pena (Luis García Montero)

lunes, 4 de mayo de 2009

Ante el abismo

Junco flexible, estela,
azul amago de caricia
junto a antiguas piedras
de historia antigua.
Rodeado de sonidos que no son tú
ni son yo.
Empapado de rocío y sol,
la sombra al acecho.
Cruel transición de luz
sobre las puertas.
Estremecido vértigo
ante la promesa de la cumbre
y la fría amenaza
de la roca furtiva
que presagia el descenso feroz
al infinito.
Impasible en la orilla, sutil.
Dulce amante de la hiedra
que le tiende - ante el abismo-
un puente.

jueves, 30 de abril de 2009

Buenas noches

Acabas de irte y ya suena el eco
de tu ausencia en mis paredes,
ya ha perdido el aire su aroma,
su espeso y dulce tacto dorado.

Acabas de irte hacia la noche,
cabalgas en tu espectro de distancia,
te llevas el calor entre las manos,
en los labios el sabor de mi esperanza.

Acabas de irte, amor, y yo te extraño
y rezo en mi altar de seda azul,
sabiendo que es mi alma el que se inmola
al dios de las esferas de cristal.

Aún eres mío, porque no te tuve.
Cuánto tardan, sin ti,
las olas en pasar...
(Antonio Gala)

jueves, 16 de abril de 2009

Naturalmente...

Nunca
se deshacen las flores en las manos
ni los pulsos ensordecedores del tiempo
logran desordenar
los capítulos que escriben los latidos.
Es tarde,
suena el segundero como plomo
arrojado desde lo alto de la noche,
extrañamente opaco,
hipnótica invitación al abandono.

Y prevalece sobre él la rebeldía,
la esmeralda del deseo en la mirada,
el azar jugando a ser sentencia
inapelablemente firme y justa,
húmedo eslabón prendido en los dedos
que ata tu cuerpo a mi madrugada.


"Andábamos sin buscarnos pero sabiendo
que andábamos para encontrarnos"
(Rayuela - Cap.1 - Julio Cortázar)

sábado, 11 de abril de 2009

Junto al estanque

Bajo la confortable fantasía
del viento que germina mi universo,
conjugando la belleza
como única ofrenda de las manos vacías.

Solitario oasis de lluvia entre la lluvia
con tonalidad gris de lágrima
y añoranzas de caricias en los bancos
recubiertos por la hiedra irrefrenable.

La palabra:
Gigantesco plagio del espíritu
que florece como el junco en el estanque,
magnetismo del vuelo del insecto
que venera hoy la mujer de mármol.

Sábado

Un cielo gris de plomo
que embelesa
tus sentidos de hombre de lluvia
y melodía.
Circunstancia y conclusión
de los estímulos
que licitan la absorción
del espejismo.

Cobijo

Si alguna noche un hada
viene a concederme un deseo,
que tus manos sean aves
y aniden entre mi pelo.

jueves, 2 de abril de 2009

Inevitable

Una sombra
rezagada en el momento,
acuciante como el parpadeo de una vela.
Y es tan claro
el matiz con que vislumbro las llegadas,
tan sereno
el instante que precede al desatino...
No hay colores,
apenas el matiz de la distancia
que envenena la tibia luz del desierto.
Y no se evitan
los conciertos de las aves en los bosques
ni el aroma de la sal entre la arena.
No se cierran los balcones
ni las rejas que protegen
la virtud de las doncellas.
Y apetece sucumbir,
rendirse a la belleza, derrotarse,
abrirse a las miradas como el río
y ofrecer cobijo
al reflejo que lleve a Narciso
hasta su seno.

lunes, 30 de marzo de 2009

Vendaval

Aúlla el viento, gime.
Se estremece de placer y celos,
retuerce las ramas, las abate
en una rebelión celeste.

El jardín se pliega a sus deseos,
rinde, humilde, sus brazos
a la furia que arrebata
su orgullo de belleza estática.

Vence, arrogante, el vendaval
ahogando los quejidos de la tierra
y esparce con su vehemencia
el germen que la hace eterna.

jueves, 19 de marzo de 2009

Reflejo

Después de tanto observar
la fría y pulida superficie
y reflejarme sólo en el brillo
y la vanidad
descubro al mirarte a la cara
que eres tú la imagen
que devolvía mi espejo,
la que soy en realidad.
Y sólo temo en este instante
que obedeciendo a su esencia
ofrezca resistencia al golpe
y se quiebre.
Por ser reflejo.

Con permiso...

Mírame
y déjame entrar en tu alma
cuando abras las puertas
de tus párpados.
Así.

domingo, 15 de marzo de 2009

Furtivo

Y fue.
El rumor se hizo presencia
y la piel una certeza
feroz.
El aire se estremecía
con rugir de manantiales
infinitos,
inevitables mareas que arrasaban
la serena evocación
de los días.
....................................................Nubes
habitadas por legiones de imposibles
derrotados uno a uno como gotas.
Con túnicas de palabras
y velos de percepciones,
como princesas ocultas
al ardor de las miradas,
fue.

viernes, 6 de marzo de 2009

Desafío

Que no te importe, amor, el desafío
que te envío con mi voz en oleadas.
No tiene más peligro el viento
que ahora azota mi ventana,
ni el mar que llega ansioso
y besa el faro.
¿Quién mide la intensidad
del deseo?
¿Con qué escala se compara?
¿Dónde está el matiz preciso
que distingue el estallido de un beso
a otra boca que se inflama
de la explosión de un abrazo
o la erupción de tu vientre, pura lava?
Que no te importe, amor,
porque así lo siento.
Todo es fuego,
todo el aire se agita en llamaradas
furtivas,
clandestinas,
sin embargo, el alma se inmola
junto al cuerpo
feliz,
entregándose a la hoguera
y consciente
sabiendo que el viento es viento
porque insiste en su vuelo
y que el mar seguirá deseando
arrancar el faro.
Porque ese único empeño
es su forja,
el ansia de vida que les configura.
Desmesuradamente,
sosegadamente a la vez,
con extrema plenitud
decrece la intensidad
del oleaje
y la tormenta
detiene apenas su furia
de metal
para reafirmarse en su postura
y desafiar de nuevo al cielo.
Que no te importe, amor,
porque así lo siento.

lunes, 2 de marzo de 2009

Primera noche de marzo

Es distinta la noche
que compartimos.
Sorprendidos del prodigio,
de la magia incierta
del ilimitado poder de soñar,
nos miramos.
No es extraña la voz
ni los deseos.
Y abrazamos el misterio
de la esencia inesperada
que brota ante la inmensidad
de un momento.

Hoy eres poema

Porque hoy eres poema.
Estela de un sueño en el que habito,
voz del nombre que me nombra
y me define,
roce en la piel de la piel desconocida.
Porque hoy eres poema.
Hiedra sutil que enreda palabras precisas,
cadencia del ritmo exacto
en que me mezco,
Luz que revive noche a noche
la apagada luz.

Porque hoy eres poema.
La oración de un alma
que no se cansa de aprenderte.
Porque eres poema
y hoy naces en mí.

lunes, 23 de febrero de 2009

Aniversario

Un año.
Un año combinando letras
dibujadas en tu piel,
palabras como arabescos
en la espalda.
Hoy ya no importa,
carecen de sentido los azules
y las rosas que nacen
en la playa.
Pero sigo conjugando verbos
robados a la poesía,
pintando el lienzo que habita
en el alma.


El 23 de febrero de 2008 nació La Hora Bruja.
Muchas cosas han cambiado desde entonces. Yo no.

sábado, 21 de febrero de 2009

Tarde plácida

No es pereza.
Es abandono, hijo
de la quietud exacta
del momento.
De la calma serena
que evapora sueños
e historias.
Del dulce instante
que evoca recuerdos
no vividos.
No es silencio.
Es el extracto invisible
de la luz dorada
de la tarde.
El aroma del vuelo
reposado y voluptuoso
de las nubes.
El tacto cálido del aire
que recorre la piel
y la eriza.
No es reposo.
Es el deseo adormecido
que obedece la tregua
y espera.
El rumor del latido
sosegado que traspasa
cada vena.

Porque sigo admirando la creación de Lord Frederick Leighton:
La belleza de Flaming June (enlace)

jueves, 19 de febrero de 2009

Laberinto


Viajaré contigo
si tú haces parada
en el laberinto
que lleva a mi ombligo.

Tibieza

No veo ya nieve en las cumbres,
el sol me obliga a bajar la mirada,
se van de mi invierno las nubes,
y huele a mar en la distancia.

Lo bueno que tiene febrero
es que es tan corto
que duele menos.




Soy el paseante.
El paseante que se parece a las cuatro estaciones.
(Vicente Huidobro)

lunes, 9 de febrero de 2009

Fue belleza...

Hoy ya no llueve en las calles
empedradas junto al puerto,
es sólo agua que cae
mísera, absurda, sin freno.
Ya no reflejan las gotas
la luz de cada farola,
convirtiendo en charol negro
los viejos tejados del pueblo.
Hoy ya no apaga mi sed
bebiéndola mientras me moja,
ni ofrezco la cara al cielo
para recibir su beso.
Ya no sé observar la lluvia
mirando a través de otros ojos,
ya no esconde la poesía
del vaho tras los cristales.
Sobre el bosque de paraguas
dejando un paisaje roto,
mísera, apresurada y fría,
ya sólo es agua que cae.

domingo, 1 de febrero de 2009

Tras el día...

La noche
y el azul que produce
su eco tan frío, distante.
Guardando en un puño
la belleza de la luna
en la ventana
y el ritmo vibrante
del latir del pecho
que se eleva sereno.
Solitaria reina del mundo
voluptuosa y lenta
en su trono:
La noche
y el presagio del sueño
enredado en tu pelo.

martes, 27 de enero de 2009

Estado operativo

Sola, absurda, triste, fría,
insensata, ilógica, extraña, vacía.
Necia, estúpida, desatinada,
infeliz, boba, desequilibrada.
Ofendida, rara, insólita, ajena,
atormentada, afligida, incómoda, enferma.
Lastimada, herida, inacabada,
derrotada, rota, desubicada.
Deshecha, arrollada, seca, vencida,
insensible, apática, helada, dormida.
Insulsa, aburrida, harta, distante,
cansada, molesta, afligida, errante...

Desde que no estás me siento
feliz como pez en el árbol.

sábado, 24 de enero de 2009

Poema ciego

Los tatuajes duelen
como todo lo que se pretende eterno.

Prefiero no llenar todo tu espacio
y ocupar el minuto que dura un poema.
Prefiero no haber aprendido a ser sinfonía
y bailar a tu lado el vals del deseo.
Prefiero no ser tu abrigo de invierno
y que me necesites cuando sopla el viento.
Prefiero que el ruido no sea compañía
y que me recerdes cuando reine el silencio.
Prefiero dibujarte mi nombre a diario,
para que nunca llegue a ajarlo el tiempo.

"Antes de tres lunas volveré por ti,
antes que me eches de menos".
(Mikel Erentxun-
A un minuto de ti)

miércoles, 24 de diciembre de 2008

El tiempo no importa

Porque da igual cuantos soles se pongan,
da igual cuantas lunas nazcan
y cuantas apaguen su luz noche a noche.
Porque el tiempo no importa,
porque da igual si la historia del hombre
se vuelve a escribir.
Porque podría volver a vivir treinta vidas,
porque da igual lo que tarde un alma en morir
y en volver a crear una nueva conciencia.
Porque prefiero esperarte segundo a segundo,
sabiendo que al final nunca es tarde,
da igual cuando dure una eternidad.

Quiero, además, ponerle música. Exactamente ésta.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Nunca es tarde, etcétera...

La frase con que presento este blog: "Nunca es tarde para escribir un poema" se la robé a un poeta amigo mío. En realidad se la pedí prestada porque él sabe que la uso, pero no es ese el tema.

El tema es que la elegí porque la consideraba cierta, auténtica y rotundamente cierta.
Hasta hoy.
Ahora sé que sí hay momentos en que es demasiado tarde para escribir un poema. Ahora sé que a partir de un cierto instante da igual ya cuantos poemas se escriban o cuanta tinta inútil se vierta.
Por otra parte, para todo ello hay dos requisitos imprescindibles: la inspiración y que ésta, cuando aparezca, te encuentre trabajando o con ganas de hacerlo.
Visto que no se dan ninguno de los dos casos, voy a detener aquí el reloj que marcaba La Hora Bruja igual que, en su día, apagué la Luz Azul. La única diferencia entre ambos hechos es que no cerraré este acceso como sí hice con el otro blog. Si lo hiciese sería casi una automutilación y no tengo, ni he tenido nunca, ni creo que tenga jamás, ningún tipo de tendencia autodestructiva.
Simplemente sucederá como en la merienda del Sombrerero y la Liebre con Alicia:
«El tiempo -le dice el Sombrerero a Alicia- se ha detenido para siempre en las seis... Aquí estamos siempre en la hora del té.»
El tiempo se detendrá también aquí, justo a la Hora Bruja.

Gracias y hasta siempre.

K.

jueves, 6 de noviembre de 2008

Paisaje desierto

¿Qué queda cuando el alma se vacía
en un proceso imparable?
¿Qué llega tras la derrota?
Cuando ya no se llora porque las lágrimas
son un esfuerzo inhumano.
Cuando la espera es un deseo consciente
de no claudicar.
¿Qué resta de cada vida vivida en las manos?
¿Qué recuerdo queda aún por evocar?
Sabiendo que no mueren y hay que vivir con ellos
otras vidas.
Y que cada día, cada paso, cada sueño que falta soñar
no són más que lastre.
Que pesa
y duele
y aniquila.

lunes, 27 de octubre de 2008

La espera



Todo el tiempo del mundo,

todas las noches del tiempo.

domingo, 26 de octubre de 2008

Otro año...


Y otra vez vuelve a ser otoño:
el calor se vuelve eco en las calles,
la luz se esconde, asustada, en el cielo,
la sangre se congela en su viaje,
y el alma es un vacío desierto de hielo.
Será que vuelve a ser otoño,
maldito otoño.

viernes, 24 de octubre de 2008

Inventario

Tengo
una rosa azul con un mensaje,
un poema escrito con letras invisibles
y unas manos.
Tengo
un altar de caramelo ardiendo,
la vida nadando entre mis ojos,
muy despacio.
Tengo
un libro que también puede leerse,
dos esferas de cristal guardando un sueño,
cada noche.
Tengo
el sabor de la sal en una playa,
la lluvia resbalando por mi pelo
en una calle.
Tengo
una pared pintada con mi nombre,
el alma guardada en un baúl de plata
y tú la llave.

jueves, 18 de septiembre de 2008

Anuncios por palabras

Te ofrezco
un mundo.
Razón: aquí.

Inútil

Pobre pluma
estúpida y triste herramienta
que no sabe decirte.
Que, por más que lo intenta,
no puede, no llega a esbozar
tu imagen.

domingo, 10 de agosto de 2008

Agua

Despacio, lentamente,
con la sinuosa cadencia
del agua imparable,
te alejas.
Como esa misma agua fría
que erosiona feroz
la solidez de la piedra,
me dueles.
Inmóvil espero
tu roce, la dulce caricia,
la huella de tu paso
y tu partida.

Haikus

Miro a las nubes,
se oscurece su color,
sólo es tormenta.
***
Bajo el olivo
el tiempo se dilata,
sueño y escribo.
***
Si te recuerdo
el aire sabe a fresas,
a sal mi miedo.
***

viernes, 18 de julio de 2008

Sonidos

Te oigo,
no estás pero te oigo,
no añoro más que tu voz.
Me falta esa única caricia
lenta y vibrante,
ese roce suave en el oído,
por debajo de la piel.
Pero te oigo,
quizá porque aún llevo puesto
tu sonido
que me viste, me tatúa,
que rellena cada poro
y en la distancia, te oigo.

Verde

Hierba, huele a verde,
huele a olivo y amapola,
a serenidad y brisa,
a sol quemando la piel.
Huele también a tristeza,
a la soledad de la tinta,
a la complicidad del papel
bajo las nubes.

Gps

Si alguna vez me pierdo,
si no aparezco en los mapas,
os dejo mis coordenadas:
buscadme sobre su espalda.

lunes, 9 de junio de 2008

Magia

No es oscura la noche
si me esperas
sentado en el alféizar,
colgando los pies sobre el vacío
y seguro,
convencido de flotar si te resbalas.

viernes, 6 de junio de 2008

Respuesta

Pierden sentido las preguntas
cuando ya no duele el alma
al formularlas,
cuando se gana una batalla
en cada verso,
cuando la respuesta es más dueña que yo
de mis palabras.

miércoles, 4 de junio de 2008

Sequía



Me escuecen los versos que no nacen,
como le duele a la tierra
el agua que no llueve.

lunes, 2 de junio de 2008

Memoria

Mnemósine, diosa,
llévate el invierno,
las noches, los días,
quédate el recuerdo.
Te ofrezco el ayer, el mañana,
el resto del tiempo.
Roba mi memoria
y déjame los sueños.

miércoles, 28 de mayo de 2008

La isla

Hay una presencia vital, concisa,
exacta en su belleza.
Una acogedora tierra,
seno de almíbar y sal,
isla de nácar suave.
Un extenso paisaje de calido sabor,
de superficie vibrante y sutil.
Y allí, un ánfora repleto de esencias,
un vientre de palabras y tinta
fecundado por el alma.
Hay una mujer que derrama
la existencia en cada verso.
Y una flor de terciopelo brillante,
desgranada su tristeza
tras el velo del jardín que mira al mar.
A Ogigia, mi reina.

martes, 27 de mayo de 2008

Lo que sucede...

Y no es sólo saber que existes,
es que buscas el resquicio de la huella
de mi paso por el mundo.
Me navegas descubriendo cada costa,
rompiendo en los arrecifes, tras el faro
y diluyéndote en la arena.
No es sólo saber que me piensas,
es que encuentro una señal en cada esquina,
segura como el hilo de Ariadna.
Cielo a cielo, encadenado a mi cintura,
sobrevuelo cada tierra, cada isla,
desechando cualquier miedo a la caída.

miércoles, 21 de mayo de 2008

Haiku

-1-
No tengas miedo,
después de cada invierno
llega el buen tiempo.
-2-
Cuando hay raíces
el árbol siempre crece,
tiene alimento.

Sólo es tiempo

No son murallas, no temas,
no son paredes ni cercas,
no son cárceles ni vallas,
no son rejas ni son tapias.
no son barrotes ni muros,
no son confines ni rayas,
no son límites ni puertas
que puedan estar cerradas.

martes, 20 de mayo de 2008

Mirada

Extiendes tu mirada sobre mí,
se vierte como miel cálida
derramándose espesa y líquida.
Y percibo sabores imposibles,
desconocidos aromas y notas
que colorean la armonía,
que afilan los sentidos
y erizan cada fibra.
Abrigo cálido del alma,
cadencia lenta de caramelo,
seda suave que me cubre,
que se clava como alfanje,
como daga feroz y profunda
dibujando fértiles surcos,
deslizándose ágil por la espalda
y yendo a morir en la boca.

domingo, 18 de mayo de 2008

Eternidad

He rozado apenas tu piel
fundiéndome tanto en ella
que tu tacto morirá en mis dedos
sólo cuando yo muera.

A ti

Si llueve y te pienso
no escribo a la lluvia
sino a tu recuerdo.


Como dijo alguien:
"ya no sé si el tiempo está loco
o si las brujas son traviesas"

Nineta (cançò d’un record)

Guardo un recuerdo lejano
en un estante del alma:
Había un faro, un viento helado
que nos cortaba la cara,
y una canción de Serrat
grabada en una vieja cinta
sonaba camino de casa.

Aún te veo paseando
con tu mochila en el hombro
buscándome con la mirada.

Luego recuerdo la música
que huía por la ventana
persiguiendo un coche azul
que rodeaba la plaza
y se llevaba tu roce
y me dejaba un perfume
prendido de una palabra.

Ha pasado media vida
y aún te veo paseando
buscándome con la mirada.


Gracias

domingo, 11 de mayo de 2008

Asfixia

Me ahoga
la profunda inestabilidad
de lo inmutable,
la terrible predestinación
de los días.
Y no quiero
regodearme en las secuelas
de lo incierto,
abrazándome a un espasmo
de futuro.

viernes, 9 de mayo de 2008

Lluvia de mayo

Agua,
llueve,
suena y golpetea en los cristales
furiosamente feliz de ser la dueña,
de reinar en el cielo
y en la tierra,
de empapar de vida la tristeza
de las piedras.


Llovía en Trogir aquella noche...

martes, 6 de mayo de 2008

Sin título

Nadie como tú
llega a las zonas más frías
del alma,
del pensamiento,
para llenarlas de luz.

viernes, 2 de mayo de 2008

Media vuelta

Tras dejar clara mi humanidad
tropezando varias veces
en la misma piedra
declaro que me rindo.
Abandono todo intento
de comprender,
cada momento de esfuerzo,
todo el desgaste de energía
y mucho tiempo perdido
Así que doy media vuelta
y me alejo de la piedra.
Volveré a tropezar, seguro
y volveré a caerme,
pero en dirección opuesta.

lunes, 28 de abril de 2008

Poema sin acabar

No tengo otra cosa
que unas manos manchadas de tinta
y una pluma rezumando palabras
y un motivo
para arañar con azul las blancas hojas
de mi libreta de tapas negras
que, como tú, siempre me acompaña.

Se llamaba "no vuelvas"

Nunca te dije
que pudieses conseguir
romper el mar y acuchillarlo,
subirte en el viento y escapar.
Deja de pensar
que cuando despiertes un día
la luz se fundirá en tus manos
y al mirarla veas la verdad.
Cuando caiga tu estrella,
cuando el mar te arrastre,
no vengas a buscar mis fuerzas
porque mis manos ya no estarán.
Intenté buscar
siempre en tu interior
y decidí que no importaba
si todo no iba perfectamente bien.
Me senté junto al mar
para ver cómo volabas
y supe que siempre irías buscando
nuevos caminos que recorrer.
Llegará por fin la noche
incluso el mar se secará
y tú volverás a buscar mis fuerzas
y mis manos ya no estarán.

(Versionando una canción
que yo misma escribí y canté hace muchos años
y hoy me ha apetecido rescatar
del baúl de las canciones dormidas)

domingo, 20 de abril de 2008

Raíces

Apoyada la vida en un bastón,
jugándose el futuro en cada carta,
aferrado a un equipaje de valor,
y con un as de bata blanca en una manga.

Yo soy tu sangre mi viejo
Soy tu silencio y tu tiempo
(Piero-Mi viejo)

sábado, 19 de abril de 2008

21 de abril

Se acerca la fecha:
casi cuarenta y cinco años
de escepticismo os contemplan
y aún estoy en mitad del proceso
de comprender el mundo.

De examinar uno a uno los deseos,
los anhelos, los caprichos, los amores,
los valores, los temores, las carencias,
las ausencias, las presencias, las esencias,
lo querido, lo sabido, lo aprendido,
lo olvidado, lo esperado, lo soñado.

En resumen, trabajo duro
para cuarenta y cinco años más.
Espero conservar la paciencia
para continuar el trabajo
y completar la otra mitad.


Fa vint anys que tinc vint anys.
Vint anys i encara tinc força,
i no tinc l'ànima morta,
i em sento bullir la sang.
Joan Manuel Serrat

jueves, 17 de abril de 2008

La Plaza

Herida por el tiempo y los grafitti
en su piel las huellas de otras pieles,
vacíos los bancos de mamás despreocupadas,
de intercambio de cromos, de abuelos de bastón.
La miro con nostalgia de niña con patines,
de tardes de comba y pan con nocilla,
de juegos de piratas, de charlas con amigos,
de aquel vecino guapo, de besos en la esquina
y a la luz de la farola del adulto clandestino.
Buscando el árbol que más que sombra era cobijo,
me siento en el banco de piedra, portería de niño,
coche de carreras, cueva de bandidos,
cárcel para ladrones, decorado de cine.
Nos miro a las dos, unidas por el tiempo y el espacio,
aunque cambiadas, seguimos en el mismo sitio.

domingo, 13 de abril de 2008

Condiciones

No espero promesas ni futuro
ni palabras con sabor a tiempo,
no quiero amor a plazo fijo
ni más eternidad que la de un beso.
Prefiero un corazón en efectivo,
un instante en común que sea ahora,
me vale con saber que tú me sabes
y que tu único contrato es con mi aliento.

lunes, 7 de abril de 2008

Adagietto

Esta noche le han robado una hora al tiempo.
¿Quién puede?
¿Quién corta un trozo de mi vida impunemente?
¿En nombre de qué bien común?
Esa hora que ya no viviré
y que generosamente me devolverá el otoño,
la quiero ahora, hoy.
Es en este momento cuando la espero,
cuando necesito todos mis minutos,
cuando deseo vivir cada instante,
cuando quiero paladear mi tiempo,
el poco tiempo que tengo,
sorbo a sorbo contigo.
Es ahora, cuando podrías estar a mi lado.

La noche del 29 al 30 de marzo nos robaron una hora,
no tienen ni idea de que se pierde mucho más que eso.
Mucho más que tiempo, que espacio entre marca y
marca de un reloj.
¿Qué sería de La Traviata sin su tercer acto?
¿O de la sinfonía nº 5 en Do sostenido de Mahler
sin su cuarto movimiento: el Adagietto?

martes, 1 de abril de 2008

Hora Bruja

Madrugada ya.
No sé si las dos o las tres, ni me importa,
sólo sé que empieza abril en las calles y en el alma.
Miente el viento, suena a invierno feroz
y grita entre los balcones y la ropa tendida
y le duele a los árboles de la plaza.
Aquí dentro tódo es plácido y tibio,
la noche de los lunes no es totalmente lunes
cuando construyo trincheras en tu pecho.
Cae la hora bruja y recuerdo tu promesa
de traerme el desayuno a la cama
en tus manos totalmente vacías.

(Esperando un nuevo ciclo,
como la luna)

domingo, 30 de marzo de 2008

Justificación

Y en el acto de escribirte ahora
se concretan mil impulsos que te cuento:
El de no desgastar las palabras
por el simple uso, o el abuso,
el de renovar un voto
de fidelidad eterna a mi alma,
el de mantenerme firme,
ansiadamente serena y tranquila,
el de abrir de par en par las puertas
que me cierro al levantarme,
el de confiar en ti o en mí
yo que nunca confié en nadie,
el de desnudar mi esencia
y escudarme en el pudor,
el de renacer cada día
tras morir un poco por las noches,
el de mirarme al espejo
con la mente recién lavada,
el de volver a hacer las costuras
para adaptarme a los cambios,
el de disfrutar del placer
que ofrece volver a equivocarse.
Pero sobre todo siempre
vaciarme en el papel en blanco,
dar a luz un alma nueva
y dejártela en las manos
para que la acunes y la mezas
y la modeles y crezca contigo
y en ti.
Y muera sólo contigo.

Andamos por el límite del mundo
haciendo nuestra casa en un rincón
el mundo es parte luz y parte sombra
y yo soy parte fuerza y parte indecisión
(Radio Futura-Mercuriana)

viernes, 28 de marzo de 2008

A solas

Eché de menos tu mirada oscura,
tu cara apoyada en las manos
mientras me escuchas, mientras callas.
Eché de menos esa sonrisa indecisa
que sólo nace después de la mía.
Eché de menos un sabor en los labios,
la leve presión en el costado,
la caricia invisible del aliento y el aroma.
Eché de menos discutirme con el tiempo,
aferrarme a tu presencia en cada ola
y salvarme del naufragio de los días.
Eché de menos, en fin, no tener miedo
a echarte de menos.

viernes, 21 de marzo de 2008

Reposo (Itinerario V)

El faro reina en el mundo,
haciendo sombra a la luna.
Muerden las olas la roca,
la desgastan
en un contínuo estruendo.
Hay un crujido inaudible
de arena fresca y pies descalzos,
olor de amantes, de vino y fresas
espeso como el aire
en que se enredan.
Y un rumor de caderas y labios
y deseos
se impone sobre cualquier eco.
Reposo de alientos y manos
antes de emprender el vuelo.

Nada que nadie pueda tener,
nada que tú puedas pagar,
nada que se pueda comprar,
nada que alguien pueda vender,
nada que se pueda ganar,
nada que tú puedas medir,
nada que se pueda pesar,
nada que me puedas deber,

...nada.

miércoles, 19 de marzo de 2008

È strano...

La ventana nos abre a incómodos sonidos,
música irreal que nace en la calle, que asusta
y un frío tenaz que congela el alma
y sin embargo
nada acalla el susurro de tu respiración
que se filtra poco a poco hasta inundar mi espacio
y tu voz lo envuelve todo, cálida, en un abrazo
y no es extraño
ganarle desde hoy cualquier batalla al mundo
cuando la única frontera entre nuestras pieles
no es más que la tenue luz azul de una vela
y un solo aliento.


È strano! è strano! in core
Scolpiti ho quegli accenti!
(Violeta Valéry en La Traviata)

viernes, 14 de marzo de 2008

Palabras (también la olvidé en el traslado)


Si pudiese escribirte palabras
que nadie haya escrito antes
dibujar con lápiz azul,
sobre tu piel, mi paisaje.
Te hablaría de la calma,

de la casa
del corazón de cereza,
de tu voz en la distancia,
de barcos bailando en el mar,
de mi puerta siempre abierta.
Te hablaría de humedad,
de cuerpos, de risa fresca,
de tus manos que me queman,
de inventar un diccionario
sólo para que tú lo entiendas.

Como si... (se perdió en el traslado)

Y como cada noche me acuesto
ajusto el despertador y leo un rato
como si no hubiese pasado nada
como si no tuviese un vacío hondo
como si todo fuese igual mañana
como si el alma no se me hubiese roto.


Y de nuevo el barco desarbolado
con la fuerza justa para llegar a puerto.

domingo, 9 de marzo de 2008

Sábado

Le he arrancado un desierto
a las hojas del sábado
y lo contemplo
con la arrobada mirada del que ama
un mundo, una palabra, una idea,
un alma.
Madrugada, ya es mañana
y por dentro siento que no ha pasado aún
el día de hoy
se ha estirado cada hora como la nota
que se alarga en la garganta de un agudo
imposible.
Huele a tormenta en el aire
y sigue siendo sábado
y lo sobrevuelo
con el mensaje que nace entre mis dedos
y te reclama.

martes, 4 de marzo de 2008

A lo mejor un poema...

Una vida prendida en un poema.
A veces ni eso,
a veces las palabras saltan
desde los dedos
inquebrantablemente crueles,
libres, vivas.
A veces el infinito es un billete de ida
o la entrada a un teatro
"sólo para locos".
Y de nuevo, en cada poema
hay más vidas de las que pueden vivirse,
capa a capa,
cambiando de piel como una serpiente
y dejándose el alma y el cuerpo
en cada línea,
en cada verso.
A veces la luna baja hasta las calles
y firma pactos con los poetas.
A veces incluso se inmola con ellos
y ya de madrugada
renace de entre las cenizas
vestida de tinta y oliendo
a nostalgia y a fresa.


04/03/08 2:18 A.M
A M. por la inspiración.

jueves, 28 de febrero de 2008

Despegue inminente

Para volar al país de los sueños posibles
donde nacen flores de las palabras,
donde la luna visita las ventanas
y la arena se convierte en lienzo.

Para volar al país de la magia cierta
donde llueve en las calles cada noche,
donde el papel es dúctil como arcilla
y en las playas crecen rosas.

Para volar al país de las manos abiertas
donde el tiempo es un concepto ajeno,
la música se escribe en las paredes,
y se estremece la voz cuando la canta.

Para volar...
...sujétate a mi cintura.

sábado, 23 de febrero de 2008

Luz Azul


Unas manos modelando la cera azul
dibujando un abrazo
envuelto en signos de exclamación,
acariciando el papel donde nace
cada palabra.

Y mientras, sobre la oscura fibra
llueven esferas de luz
que explotan al contacto
de la piel que las sostiene fiel,
en su caída.

Y despertar...

Hoy la calle olía a silencio,
el cielo amenazaba lluvia,
y en los abrigos
el alma se quedaba fría.
Los sonidos eran sordos,
lejano eco de tormenta,
vacía y seca
en la pesadilla de un niño.
Hoy he despertado en gris,
sin prisa y sin objetivo,
y en la cama
he plantado un desierto.

Hoy la calle olía a silencio,
mañana sonará a olvido.


(Y con esto inauguro mi libreta Moleskine III,
que ya no es libreta, sino libro.)

En la orilla...

Y me hablaba el mar,
y me contaba…

Entre espuma desgranó las palabras
sollozos de sal y de agua
tristeza de rojo coral y oleaje,
cantos de sirena varada
en la arena.

Su voz llevaba nombre de marino,
crujido de madera
y de viento enredándose en las velas.
Tenía acento de playa vacía
y de tormenta.

Refugiado su llanto en el pañuelo
que alza el vuelo
disfrazado de gaviota en el adiós del puerto.
Lanzando feroz su furia inútil
a las rocas.

Y me hablaba el mar,
y me contaba…
sus penas.

Profecía


Y llegas
y la presencia se hace certeza,
siguiendo el sendero arenoso de la profecía,
y el silencio suena en colores y luz de risa,
y la piel se declara por fin dueña del alma y del mundo.
Y llegas
y la noche adquiere el aroma del presagio,
el tacto ilusionante del deseo velado
y el sonido indiscutible de la caricia
y del temblor incierto de un abrazo vestido de paz.

Tinta Seca

Y yo que hoy quería escribir un poema
para romper con él el estado gris
del paisaje.
Quería negarle al reloj con cada verso
el tiempo de la espera
y confesarme uno a uno los gestos
que le oculto al espejo.
Quería modelar el silencio como arcilla
y darle forma al alma entre los surcos
de la piel.
Pero las palabras eran arena fina
huyendo entre los dedos
y la tinta ha marchitado poco a poco
las hojas de mi libro.

Madrugada

Huelen
las calles a certidumbre,
a fecha sin calendario.
Suena
el estruendoso silencio
de una ausencia.
Y hay un vínculo exclusivo
con la noche,
un matiz de desierto
en la mirada,
que sella un pacto sin normas,
signo sagrado
del vendaval de un aliento
que se inflama.


"...Suave como el peligro atravesaste un día con tu mano imposible la frágil medianoche..."
(Leopoldo María Panero)

Esta noche


Esta noche vemos las mismas estrellas,
esta noche olemos la misma sal,
esta noche el viento silba el mismo idioma,
esta noche hay olas en el mismo mar.
Esta noche nos moja la misma lluvia,
esta noche las nubes dibujan lo mismo,
esta noche nos mira la misma luna
esta noche se cuela entre los mismos pinos.

Es...

Un mogote (*) recubierto de amapolas,
la promesa del futuro sin ciencia ni ficción,
el recorrido de un tren de cercanías
con parada obligatoria en mi estación.

Una regata de cáscaras de nueces,
la nariz del payaso que se olvidó de llorar,
el calendario en que son fiesta los lunes
y de enero a diciembre siempre es Carnaval.

Un taxi libre después de una cena,
la obra de teatro en que jamás cae el telón,
la distancia desde su casa a mi armario
con derecho a elegir el primer cajon.

Encrucijada

La sirena acalla los latidos
del tráfico
y rasga la negra noche del taxista
mientras releo una y otra vez
la historia escrita en blanco.
He jugado a buscar sinónimos
a palabras que tienen sabor
y textura
arropándome en las luces de la calle,
solitaria tribu de farolas,
que inunda mi ventana.
Interminablemente largas
las páginas
del tiempo que esperaba
a la razón que recuerda
que mis días son hijos de otros días
y mis noches, consecuencia de otras noches.

Hoy, noviembre

Hoy tengo luto en los ojos
de clavel y caracolas,
ausencia de cerezas dulces,
tristeza germinando en los dedos.

Hoy llueven pájaros azules
confusos como ficciones,
grillos mudos que le cantan
a la ausencia de la noche.

Hoy se reducen los días,
se convierten en ungüentos
hilando la ruta que lleva
a la anestesia del sueño.

Hoy lloro porque se me ha roto
la máquina de hacer poemas
mi voz ahora sombra del verbo
mi cuerpo, un bosque de piedra.


...a Miguel

Prohibido Prohibir

Si el mundo fuese perfecto
el amor no tendría Citas Concertadas,
ni Horario de Visitas,
no tendría Vuelva Usted Mañana,
ni Libertad Vigilada,
no tendría Paso Obligatorio,
ni Direcciones Prohibidas,
no tendría el amor Pasaje Sólo de Ida,
ni cartas Sin Remitente,
ni Cerrado Hasta Nuevo Aviso,
ni Diríjanse a la Salida,
no tendría Ya No Hay Billetes,
ni Permiso Restringido,
ni tantas Llamadas Perdidas,
no tendría Personal Autorizado,
ni Zonas de Fumadores,
ni Peligro Inminente,
ni Sólo en Horas de Oficina.

Itinerario IV


Ciclo

Brevemente
el alma se expande
por los espacios insondables
del silencio.
Como hiedra
que trepa decidida, tenaz
enraizándose en las paredes
de la piel.
En la danza
tempestuosa y profunda
de un mar de caderas y olas
imposibles.
Susurrando
el cálido aliento
que abrasa el recorrido que lleva
a una palabra.

Conjuro

Cambiando el rumbo de las risas
por la senda del aliento y la ternura
el alma se rinde al conjuro de las manos,
a la pócima secreta de los labios
y al eco del deseo de tu magia.

Hoy me han despertado las palabras
hechizo envuelto en fresas dulces
escrito con la tinta cálida
del sabor de la esencia de tu risa
y la promesa del sol en la mirada.

Al otro lado

El vaho en el cristal
como cataratas,
como gruesas cortinas
de agua
que te ocultan,
que me ciegan
como cuando el viento
me enreda el pelo ante la cara.
Lentamente
las gotas te contemplan, avaras,
una a una, en procesión,
en suave caída,
por no irse,
por no evaporarse y llevarse
el mensaje de tu cuerpo
lejos.
Y aquí, al otro lado
hay sed en mis dedos
y tacto de vidrio caliente,
al vapor me hago líquida
y me fundo, me deslizo
entre el brillo del espejo,
me evaporo
... y me respiras.

Itinerario III

La ventana a tu alma
abierta ante mis ojos
que rozan
tu piel en cada mirada.
Reescribiendo una y otra vez
La historia de un sueño.
Inventando los sinónimos
que necesito esta noche
para volar,
para andar descalza
sobre esta arena azul,
pintada de caracolas
y reflejos tenues de velas.
Bajo la lluvia que huele a mar
y bajo tus manos que miden
este cuerpo que se hace luz
a tu paso,
en esta playa sin otro nombre
que el tuyo.

La espera

Seducida por la promesa
de tu presencia cierta,
el llanto de la clepsidra
que desgrana su vida
en cada lágrima,
justifica gota a gota
una existencia.

Itinerario I


Desde el negro moteado de la noche
a la luz de las casas
y las calles de Dalmacia.
Y la lluvia
empapando las presencias silenciosas,
apagando la sed de las miradas
que la buscan.
Desde el polvo rojizo del desierto
a la superficie blanca
y caliente de Sonesta.
Y una hamaca
acogiendo dos tristezas abrazadas
en una única promesa que formulan
sin palabras.

Itinerario II

Y ahora
que todo se me hace extraño
cómodamente impreciso
y feliz,
que toco lo intangible
con el roce de los dedos
del deseo,
que ofrezco mi cara a la lluvia
y mi pelo a tus manos,
que no escondo mi rastro
a tu vista
y siembro una estela de perlas
que te atan sutilmente a mi piel
Ahora
que contemplar el mundo
se ha vuelto un pasatiempo
de dos,
que sobrevuelo las distancias
en el mínimo instante
de un parpadeo,
que el tiempo se mide por la duración
de un poema,
y el espacio que ocupo guarda aún
tu huella.
Ahora
que dibujo itinerarios
en los mapas de la noche...
sígueme.

Los Instantes

Los instantes mueren
cuando no tienen quien los viva,
cuando la renuncia
se adueña de la falsa sensación
de libertad,
cuando sin quererlo
se rompen los pocos lazos
que aún nos atan a la vida,
cuando se yerra la frase
y se añade un punto donde hubo una coma.
Los instantes mueren
cuando su fugacidad no importa,
cuando la distancia
empieza a tener kilómetros y nombres de calles,
cuando el tiempo
logra tener la apariencia de agujas de plata,
cuando las palabras
no pasan de ser verbos y adjetivos.


(De mi libreta Moleskine - Tomo II)

Perfección



Leve
brillante y frágil como la gota
que tiene, al sol, su tiempo contado.
Con la suavidad del cristal pulido
por los años y el amor
y el uso.
Instante puro, nítido y fugaz
en el que se abren las puertas
permitiendo roces.
Con el sabor dulce del chocolate
clandestino
de la niñez perdurable
y eterna.
Con el poder de manejar
la máquina de predecir sonrisas
perfectas
azules.


(A la belleza de una pompa de jabón inolvidable)

Sueño

Releo el poema,
el breve haiku que te cuenta,
las sílabas que describen un instante
fugaz, luminoso.
Suena dulce mientras enhebro palabras
que dibujan un sueño
presidido por tu imagen sobre mí,
cercano aliento.
Vívido recuerdo que eriza la piel de la espalda
que arranca límites y deshace los eslabones
de la cadena.
Releo el poema
y el aire aún sabe a ti y hay un eco
y una espesura en el alma, plena
y un temblor en la mirada
que se cierra.

Noviembre

Al norte de tu sonrisa
donde la voz apenas llega
y la imagen es un deseo
que choca, ciego,
contra los ojos del alma
perdida en la fantasía
de la noche que, callada,
apuesta por los días de noviembre.
Pura esperanza,
armada con restos de naufragios.

Verde y negro

Y se hace tarde
rodeada de la nada
que es este mundo verde
tan lejano.
Un grillo llama a su
compañera con frenético
chirrido telefónico
y en la carretera, el silencio
se rompe sólo de tarde en tarde
cuando algún vecino vuelve a casa,
las manos encallecidas,
el cuerpo helado.
La cortina de color tranquilidad
me separa del negro de la noche,
del frío abstracto de los campos,
de la luz alicaída de una estrella
apenas visible entre la bruma.
Es de noche y las horas no avanzan,
quizá sólo pasan de largo sin
hacerme caso,
sin dejarme apartar su velo tibio,
grueso, de terciopelo,
mientras los restos del cigarrillo
se consumen entre los dedos
olvidado ya su aroma,
mientras el alma pone proa
al laberinto del sueño.

Huída

Vacía, lenta, aturdida
intentando desgranar palabras
perezosas,
una a una,
con el deber último
de justificarme,
de decir por qué, de qué y a quién.
La desobediencia de la mano
secundada por la pluma
y un alma nublada hoy
por el gris de los pesares,
el negro de la distancia,
por la necesidad apremiante
de oxígeno,
por el doloroso ansia
de decir.
Y mientras tanto
posiblemente en Orión
se ocultan las pocas frases
que definen mi huída
hacia adelante,
siempre.

On-Off

Comprendería
el universo
si me lo presentasen con su libro
de instrucciones
si manejarlo fuese para mí
tan sencillo
como cualquier aparato:
una tecla y arranca,
otra para que obedezca,
otra para colorearlo
y darle brillo
y matizar los contrastes.

Lo importante

Evaluando la necesidad
de la esencia precisa de las cosas,
comprendo la exaltación de unas cuantas,
la espera de unos pocos.
Sonrío displicente pensando en los anhelos
que persiguen
los seres que aún no saben sopesar y
desconocen el peso real en la balanza
de una mano que sujeta,
de una sonrisa que ilumina,
de un abrazo que conforta,
de una voz que acaricia,
de una fresa dulce en tu boca,
de un recuerdo en cada poro,
de un café de madrugada,
del calor de una llamada.

Despertar

Si al abrir los ojos al blanco
oyes una voz que te nombra,
una mano que oprime la tuya
y un beso reposa en tu frente,
es que se ha cambiado el órden de las cosas,
el ritmo de los días,
es que ha enloquecido la aguja en la esfera,
y vuela en su giro,
es que se han borrado las curvas del mapa,
es que estoy contigo.

Amiga

Amiga mía,
mi hermana y compañera, yo te entiendo
yo sé de momentos y ausencias
yo sé de tu llanto.
Yo sé de recuerdos y esperas
yo sé de tu frío.
Yo sé de añoranzas y miedos
yo sé de tu anhelo.
Yo sé de tristezas y errores
yo sé de tu tiempo.
Pero sé también de alegrías
yo sé de tus sueños.
Yo sé de ilusión y esperanza
yo sé del deseo.
Yo sé de risas y promesas
yo sé de lo cierto.Por eso mi hermana y compañera, yo te entiendo.


(A mi amiga Olympia, como le dije aquella vez: para no olvidar que pasan cosas y pasan sin nosotras.)